“En Aun, Lacan sitúa cómo una mujer puede articularse al falo o aún más allá del mismo, este será el goce propiamente femenino, apareciendo como ilimitado, sin una medida fálica.” Luis D. Salomone.