“Las razones por las que una persona se convierte en periodista pueden ser tan variadas como las de cualquier otro profesionista: ¿Vocación, herencia, casualidad, egocentrismo, interés? Lo mismo sus motivaciones para persistir: ¿Necesidad, inercia, corrupción, falta de opciones, vocación, interés por servir? Lo excepcional es cuando, cuales sean tales razones y motivaciones, esa persona resuelve profesionalizarse.”