¿Por qué tendríamos que ser todos felices?