El dolor nos saca de nuestras casillas, es subjetivo y una manifestación de nuestra vida psíquica