La relación entre psicoanálisis y arte surge cuando Freud realiza varios estudios sobre obras de arte y obras literarias (Gradiva, El Moisés de Miguel Ángel, Leonardo, etc.), esto además del interés de Freud por el arte, siendo él mismo un coleccionista y un admirador del arte clásico.