Rechazar a quien pertenece a otra raza es, en el fondo, un rechazo hacia cualquier diferencia, a toda diferencia.