“Los tiempos contemporáneos, los del capitalismo, devastan el lazo social ya que dan preeminencia, no al sujeto del deseo, de la palabra, sino al individuo privado de esto, al sujeto devaluado, al desubjetivizado individuo convertido ya en un robótico consumidor, ya en objeto mismo de consumo.”