Los síntomas hablan. Así podríamos definir el descubrimiento freudiano en la medida en que en ellos es posible poner de relieve una verdad, singular y fundante para cada sujeto, que el síntoma vela y revela al mismo tiempo