La infancia del ser humano va a determinar el carácter de todas sus experiencias tardías. Al igual que las primeras relaciones, madre y padre generalmente, van a teñir el modo de relacionarnos en la adultez.