Desde el discurso de la educación y su noción de sujeto, los problemas de aprendizaje y conducta son sólo significados en términos, de “fracasos” o “fallas” de actores singulares, lo que, lejos de solucionarlos, crea y recrea la problemática.