“El timing mediático conjura una vez más contra el derecho del público a la información: que Nazario Moreno, el fundador de la familia michoacana y los caballeros templarios, estaba vivo no era secreto: ¡quedó plenamente demostrado desde 2012! Pero se volvió noticia en el instante exacto en que la administración de Enrique Peña Nieto lo quiso.”