“Entre agosto y octubre [2013], al anunciarse que Edgar sería liberado próximamente, habiéndose cumplido la medida sancionadora que le impusieron los jueces, el linchamiento arreció, con una gama de visiones inquisitorias de Justicia, imprecisiones, falsedades, mezquindades y clichés del paradigma tutelar, como «el menor» o «el menor infractor», aumentando la vulnerabilidad del aún adolescente. ”

@Edad_Mediatica