La violencia emocional es muy difícil de detectar, por lo sutil que suele ser, sin embargo, es la violencia que nos daña más pues, podemos vivir con ella por mucho tiempo.