La violencia desbordada que vive el país, nos hace sentir en la frontera de la vida y la muerte, pero ¿qué satisfacción encontramos?