“Debido a esa manía profesional predominante entre los periodistas y los medios noticiosos de aproximarnos a nuestro entorno y los conflictos concentrándonos en sus polos, obviando casi siempre lo que hay en medio —es en este sentido que nuestro periodismo suele ser «polarizante»—, considero que estamos siendo incompetentes para informar adecuadamente al público sobre lo que hoy sucede en Michoacán, en especial con su gente.”