Los celos no son una enfermedad, pero si es un padecimiento para la gran mayoría de los seres humanos. Los celos a la pareja, hermanos, amigos, etc., tienen un origen en nuestra infancia; no se curan, se trata de saber qué hacer con ellos.