¿Tenemos miedo a enamorarse? ¿Por qué no queremos sentir una perdida?