La paternidad hoy en día es cuestionada por la rigidez que la caracterizaba el siglo pasado. Ser padre hoy representa una mayor dificultad.