Una relación destructiva es aquella que no permite la falta, aquella que pretende llenar al otro.