“El decrépito ancien régime de la prensa no entiende, y me pregunto si con sus esquemas mentales decimonónicos algún día lo hará o serán necesarios varios recambios generacionales para que ?digamos, hacia el año 2050? el grueso de los periodistas ejerza su profesión convencido del debido proceso como precondición del Estado democrático de derecho.
La iracundia manifestada desde la industria de las noticias tras el amparo que la Corte concedió a Florence Cassez y su posterior liberación [enero 23, 2013] exhibe otra vez agudos síntomas de chochez […]”