“La versión de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal en cuanto a que entre diciembre y enero cinco personas murieron en el Cerro de la Estrella a causa de ataques de perros ferales o entrenados deja interesantes y útiles lecciones sobre los, digamos, anticuerpos culturales de la decimonónica «nota roja» y la impunidad.”