Lo masculino ha perdido sus límites; aunque generalmente aceptamos que vivimos en un mundo patriarcal, la realidad es diferente, pues vivimos en mundo donde lo femenino marca la ruta y con ello el ser masculino ha quedado en un lugar débil, tambaleándose para mantenerse de manera desdibujada…