“Muchas empresas de noticias se han convertido en fuente de violencia contra sus propios periodistas. No estoy diciendo que la única o la principal. Pero sostengo que son una muy importante fuente de violencia, o cuando menos un factor de riesgo.”