“Es posible formar una antología de expresiones de «violencia simbólica» profusamente diseminadas a través de la industria noticiosa en México, provenientes de los más altos niveles del poder público y que desprestigian los derechos, boicoteando, en particular, el esfuerzo social que está costando la implementación del sistema penal acusatorio.”