“En el actual contexto de violencia contra periodistas, el discurso de las empresas mediáticas pretende que gobernantes y criminales que atentan contra la libre expresión afectan a medios y periodistas por igual; así, dichas empresas han ido construyéndose una imagen de mártires, capitalizando los asesinatos y desapariciones de periodistas.”