Los obsesivos saben de la muerte, la rutina y el ritual estricto de sus  de sus actos dan cuenta de  ello.