“Las «medidas cautelares en libertad» destacan entre los aspectos procesales del sistema de justicia penal que peor prensa tienen. Los periodistas formados en el obsoleto modelo penal inquisitorio ?o sea, todos los que hoy ejercemos el periodismo policial y judicial?, armónicos con policías, fuerzas armadas y ministerio público, que son nuestras fuentes privilegiadas de información, en general consideramos que si una persona imputada de delito no va a la cárcel, entonces «su delito» queda impune.”