El psicoanálisis no sanciona moralmente al sujeto que vive esta relación con el alcohol; reconoce que en esa relación que para muchos es imposible renunciar, hay un goce con esa sustancia. Un deseo por cubrir un vacío.