“En el periodismo debemos proteger a las víctimas con estándares editoriales explícitos, no solo porque en un escenario dado ellas son las más vulnerables, sino porque muchas veces hablan con nosotros confiadas en nuestro profesionalismo y lealtad.”