“Gracias al esfuerzo, liderazgo y obstinación de la periodista y escritora catalana Lolita Bosch, secundada por unos 200 reporteros, editores, traductores y gestores Web voluntarios, 126 colegas periodistas mexicanos que han sufrido muerte o desaparición de julio de 2000 a la fecha recibirán un acto mínimo de justicia ciudadana, que tendrá al mismo tiempo el significado de conmovedor homenaje: la documentación concisa de sus hojas de vida, lográndose mantenerlos en la memoria colectiva, evitando que se diluya su recuerdo como pretenden sus violentadores, los gobernantes y en muchos casos, estoy seguro, sus propios medios.”