“La desinformación es uno de los fenómenos de comunicación política recurrentes en diversos episodios históricos. En México, las coyunturas electorales suelen exhibir de qué manera el precario nivel de profesionalización de los medios y los periodistas, así como su proclividad a dejarse instrumentalizar por poderes fácticos, producen dañinas atmósferas de desinformación.”