“Polarizar mina la convivencia democrática. Es obvio. Y, sin embargo, en escenarios como el electoral o el de la crisis de seguridad que estamos viviendo en México, insistimos en hacerlo, omitiendo nuestra responsabilidad sobre lo que nos costará resarcir el daño social, en el hipotético caso de que alguna vez lo intentemos.”