“Es comprensible que los colegas «de la fuente» estén frustrados. Aprendieron el periodismo por usos y costumbres. Son herederos de una sombría tradición cuyo origen se remonta a finales del siglo XIX y es la de los periodistas apéndices del sistema de penal inquisitorio. ”