El grave problema del tráfico ilegal de datos personales -protegidos por la Constitución, y leyes federales y estatales- volvió a ser subyugado en el debate público por el sensacionalismo noticioso. Esta vez, la moraleja, que se antoja medieval, es: todo se vale por condenar al «malo» o defender al «bueno».”