“Cientos de medios periodísticos del país -convocados por Televisa y TV Azteca- firmaron hace un año [marzo 24, 2011] el Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia, mecanismo entonces atendible, no obstante que enlistaba solo buenas intenciones y no derechos específicos a respetar desde el espacio noticioso.
En este espacio recordé que «Durante los últimos dos años y medio, muchos de los más poderosos corporativos noticiosos mexicanos han simulado firmando de cara al público compromisos auto-regulatorios por la legalidad, la ética periodística y la responsabilidad social, que luego incumplen, defraudando de ese modo a sus amnésicas comunidades».”