“Si hay un legado de la administración del presidente Felipe Calderón es ese: haber polarizado a sus gobernados alimentando a los medios noticiosos industriales de un flujo permanente de historias sobre seres demoniacos que merecen ser odiados y exterminados ?si no es que lo fueron ya a manos del Ejército o la Marina.
Aprovechando el servilismo de la mayoría de los medios y los periodistas, Genaro García Luna, el Gran Inquisidor Federal, logró que Florance Cassez despierte esa furia, de modo que con mucha gente no puede razonarse sobre su caso.”