Los niños se enamoran con la misma intensidad que los adultos. En esta etapa las emociones amorosas o de  son más intensas porque no son reprimidas o cubiertas por lo social.
Es importante escucharlos y darles la dimensión a sus emociones.