En nuestras sociedades occidentales, ser viejo es sinónimo de estigmatización, de proximidad a la muerte, de miseria material y de enfermedades. Sin embargo, para quienes viven esta etapa de la vida, este sentimiento es abstracto, pues parte de la mirada de los otros.