El  enamoramiento es una experiencia intensa porque nos identificamos con el otro, es un flechazo. El amor es una construcción subjetiva imposible porque parte de un desencuentro.