” Uno de los peores efectos de la adicción a la «nota roja» es la de hacernos mirar como normales fenómenos sociales aberrantes. Mientras doy charlas y reporteo en esta ciudad, escucho y constato la siguiente queja de funcionarios de comunicación institucional: los medios informativos bajacalifornianos han ido dejando de enviar a sus reporteros a cubrir las audiencias penales, induciéndolos a exigir a dichos funcionarios datos y fotos de los imputados, así como boletines que les resuman los casos.”