“Las colegas autoras de Escrito sin d exhiben la voluntad de problematizar el tema de la discriminación desde el espacio mediático –que no se reduce a una determinada utilización del lenguaje verbal, sino que incluye otros lenguajes implícitos en las agendas, perfiles y frames editoriales– […]”