“Si queremos desfuncionalizarnos como ciudadanos –lo cual vale también para los periodistas–, es el momento de escucharlo e interiorizar lo esencial de su visión: 1) toda violencia resulta de un conflicto no resuelto, y 2) la violencia ha existido y existirá siempre, pero podemos probar maneras dignas de dirimir nuestros conflictos, asumiendo que eso exige la comprensión del origen de los conflictos, la denuncia de quienes se benefician de ellos y la visibilidad de quienes buscan resolverlos por vías pacíficas, así como la construcción de recursos ciudadanos para encausarlos.”