“¿Qué hay entre la autocensura y no autorregulación, entre dejar de informar y mostrarlo todo? Para el común de los periodistas no hay nada en medio. Por ignorancia o sumisión a los medios; empatía hacia políticas de seguridad y justicia autoritarias, o intereses aviesos, nos sentimos más seguros sin matices, anclados como estamos en el siglo XIX, donde los derechos humanos no figuraban en el debate público.”