“«La tarea del buen periodista no es solo localizar el arma humeante, sino clarificar también, transparentar, el por qué fue disparada» [p. 11]. Esta idea de Johan Galtung debiera ser una obsesión para nosotros, reporteros policiales y judiciales, anclados sin embargo en la práctica cuasi-medieval de los «tribunales paralelos».”