“Además de servidores públicos, especialistas, activistas y ciertos periodistas, quizá la mayoría ignora que, al mismo tiempo que promovía la reforma constitucional de gran envergadura –incluye diez artículos– para modernizar el sistema de justicia penal, el gobierno calderonista presionaba para incorporar el «arraigo» a la Constitución.”