“Reflexionar con periodistas sobre nuestro ejercicio profesional exige preparación física y emocional previa. No sólo se necesitan un conocimiento teórico y la experiencia implícita, sino recursos para encausar las tóxicas energías desencadenadas”.