“Acuerdos, códigos y toda suerte de postulados deontológicos deben concebirse como plataforma de despegue hacia la reingeniería editorial de los procesos de producción noticiosa, la profesionalización de los periodistas y el destierro del viejo «modelo mental» del periodismo autoritario, servil y misógino imperante.”