Es cada vez recordatorio de que censurar la Red limita o cancela una parte del espacio público -la virtual-, cosa particularmente grave en sociedades donde la otra parte del espacio público -la material- es privatizada por poderes fácticos -como ocurre en México.