La rebelión según una prostituta de Alberto Moravia, la vileza y el envilecimiento, el nihil obstat como censura eclesial, Lautréamont y Sade como artífices del desencanto  y la duda como una de las virtudes teologales, entre otros satanismos.