Alfonsina (sin mar pero con sueño), el conocimiento como desengaño, en Oaxaca no fue el voto y la última tentación de ya-saben-quién, entre otros satanismos.